jueves, 21 de noviembre de 2013

AÚN NOS QUEDABA NUESTRA REDACTORA AURORA: VIAJE A LA ALHAMBRA


Viaje a Granada
Alhambra.

En esta antigua ciudad, la ciudad de la Alhambra, vimos muchas cosas, entre ellas unos castillos, unas torres y también llevábamos a una guía, Inma, que nos iba explicando cada cosa que íbamos viendo. Al principio, vimos una especie de cueva y nos explicó que servía para guardar el agua que llegaba del río.
Luego, nos enseñaron las casas de unos mercaderes y de unos nobles.
Caminando, llegamos a una calle donde había una curiosa entrada: una placa y una especie de espada. Nos explicaron por qué estaba allí aquella espada, y es que, era que estábamos en la parte más baja de toda la ciudad.
Después de subir a una torre, mirar por allí y subir a otra, entramos a ver el cuarto donde habitaba un califa y sus cuatro mujeres. También, allí mismo, nos enseñaron unos huecos que habían en las paredes y nos explicaron que la gente, antiguamente, se sentaban en el suelo con cojines así que ponían esos huecos para meter jarras de bebida, la comida…. para no tener que levantarse cuando iban los invitados.
Entramos en una habitación donde había una imitación a las estalactitas, porque nos contaron una leyenda, que hablaba sobre que el califa un día huyendo de sus perseguidores, vio una cueva y entró, y se cuenta que una araña tejió una tela de araña de arriba abajo, cerrando la entrada y cuando pasaron sus perseguidores creyeron que si hubiera entrado alguien, habría roto la telaraña. Así que las estalactitas hacían creer que eran la tela de araña de esta curiosa leyenda.
Nos enseñaron varias historias muy curiosas. Hubo una que nos llamó especialmente la atención, porque conforme nos la iba contando Inma, íbamos viendo como el califa hizo que se cumpliera; trataba sobre que él, tenía que pasar montado en una barca, cruzar los siete cielos y llegaría al paraíso. Era muy curiosa. También vimos unas puertas por donde huía el califa cuando la gente del pueblo que iba a preguntarle qué hacer, le atacaban.
Al final, del día, nuestra guía, nos enseñó unas torres ya deterioradas y nos contó una leyenda que hablaba de tres princesas. Ellas, estando en una torre encerradas, vieron llegar a una barca (porque esta torre estaba antes cerca del mar) montados en ella, tres apuestos muchachos y tres guardias. Cuando pasaron, los muchachos se dieron cuenta y dijeron que esa noche iban a salvarlas.
Llegó la noche, uno de los muchachos, llamó a su amada. Esta, tiró una cuerda hecha de sábanas y se escapó. Llegó un segundo muchacho, este llamó a su amada, y ella echó las sábanas y se fue. Solo quedaba una. El tercer muchacho fue a por su amada, esta no se enteró, así que volvió a llamar, pero no se enteró. El muchacho temiendo que los guardias lo pillaran se fue. Y cuenta la leyenda que esta tercera joven al darse cuenta de que su amado no estaba, de tanto llorar, al día siguiente cuando el guardia fue a buscarla, no la encontró porque se dice, que se convirtió en pez y que toda el agua que hay en la ciudad de la Alhambra, son las lágrimas de esta joven.


Fin.



























No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada